Cómo un hospital suburbano utiliza la realidad virtual para la rehabilitación de accidentes cerebrovasculares

0
3
Cómo un hospital suburbano utiliza la realidad virtual para la rehabilitación de accidentes cerebrovasculares

David Gerfen se pone unos auriculares y se encuentra en un camión de comida con la tarea de preparar un sándwich de queso y tomate por encargo.

Transportado a otro entorno virtual, Gerfen tiene que usar una mano para desviar una pelota azul lanzada hacia él como una máquina lanzadora a través de un campo verde.

Gerfen, de 80 años, no es un ávido jugador. Es un sobreviviente de un derrame cerebral que da gafas de realidad virtual durante sus sesiones de terapia en el Hospital de Rehabilitación Marianjoy de Northwestern Medicine en Wheaton.

“Este es uno de nuestros juegos más nuevos”, dijo el terapeuta ocupacional Nicholas Giovannetti, instruyendo a Gerfen para que moviera su brazo derecho más débil. “Está bien, lo tienes. Estírate hacia adelante. Perfecto”.

La realidad virtual tiene una presencia importante en el cuidado de la salud. Algunos hospitales ofrecen experiencias inmersivas de realidad virtual para calmar y distraer a los pacientes con dolor o como medio de escape de una cita de quimioterapia. La realidad virtual se ha convertido en una herramienta de navegación que permite a los neurocirujanos trazar procedimientos y obtener una visión tridimensional de los tumores.

Marianjoy está explorando un sistema de realidad virtual como parte de un programa de rehabilitación para víctimas adultas de accidentes cerebrovasculares. Los médicos ven el potencial de la realidad virtual para ayudar a los pacientes a mantenerse motivados en un régimen de terapia intensiva.


        
        
        
        
        
        
        
        
        
        
        
        
        
        
        
        
        
        
        
        
        
        
        
        

“Esperamos que con este nuevo tipo de tecnología los pacientes estén más interesados ​​en hacer terapia porque es diferente”, dijo el Dr. Mahesh Ramachandran, director médico del hospital y especialista en rehabilitación de accidentes cerebrovasculares. “Es un poco más emocionante y divertido, en lugar de hacer un tipo monótono de ejercicio de rutina”.


El residente de Elmhurst, David Gerfen, a la derecha, está equipado con una pantalla montada en la cabeza. El terapeuta ocupacional Nicholas Giovannetti se asegura de que el dispositivo se ajuste correctamente y sea cómodo para el paciente.
– Pablo Valade | Fotógrafo del personal


Cómo funciona la realidad virtual

Sharon Schmidt sufrió un derrame cerebral debilitante en diciembre pasado mientras guardaba las decoraciones navideñas frente a su casa en Glendale Heights.

“No podía hacer nada con mi pierna izquierda, no podía hacer nada con mi brazo izquierdo o mi mano izquierda, y me costaba hablar”, dijo Schmidt.

Schmidt, de 74 años, ya fue introducida a la realidad virtual recreativa por sus nietos. Cuando su terapeuta de Marianjoy le sugirió que se pusiera un equipo de realidad virtual, Schmidt estuvo dispuesta a darle una oportunidad.

“Cualquier cosa que te ayude a volver a donde estabas después de sufrir un derrame cerebral, estoy totalmente de acuerdo”, dijo Schmidt.

El hospital de rehabilitación está equipando a los pacientes con un sistema de realidad virtual Penumbra. Los pacientes usan gafas y seis sensores colocados alrededor de ambas manos y la cintura, por encima de los codos y por la espalda, para que su avatar virtual coincida con sus movimientos en la vida real.

Gerfen permaneció sentado mientras su terapeuta guiaba y monitoreaba sus ejercicios virtuales con una tableta de mano. Algunas actividades están diseñadas para practicar la coordinación mano-ojo, el tiempo de reacción y el control motor, dice la compañía.

“Estamos trabajando en el equilibrio sentado”, dijo Giovannetti, alentando una postura adecuada. “Estamos trabajando, específicamente, en su brazo derecho, alcanzando, trabajando en la coordinación y también en la capacidad de seguir instrucciones”.

Marianjoy está probando la realidad virtual en un estudio encabezado por Ramachandran y el Dr. Dhruvil Pandya, neurólogo del Northwestern Medicine Central DuPage Hospital en Winfield.

Primero, están evaluando qué tan bien toleran los pacientes el dispositivo de realidad virtual. Los terapeutas verifican si hay signos de cinetosis, vértigo o náuseas. El estudio también se limita a hasta 20 pacientes que tienen debilidad en la parte superior del cuerpo como resultado de un accidente cerebrovascular.

Los médicos esperan publicar sus hallazgos, pero cuándo y dónde dependerá de que se complete el estudio y cuáles sean los resultados.

“Todos los que hemos probado nos han dado comentarios positivos”, dijo Pandya. “El siguiente paso es observar los resultados clínicos, si esto, junto con la terapia de rehabilitación tradicional, mejora los resultados”.

Los investigadores han descrito la realidad virtual como un complemento, no un reemplazo, de la terapia estándar. Los aproximadamente 20 pacientes de Marianjoy completarán seis sesiones (30 minutos de realidad virtual seguidas de media hora de terapia convencional por sesión) en el transcurso de dos semanas.


"Los llamamos muy específicamente actividades para que a veces se sientan como juegos," dijo Gina Barry, vicepresidenta ejecutiva de Penumbra, una empresa que sistema de realidad virtual a Marianjoy.


“Las llamamos actividades muy específicas para que a veces se sientan como juegos”, dijo Gina Barry, vicepresidenta ejecutiva de Penumbra, una empresa que ofrece un sistema de realidad virtual a Marianjoy.
– Pablo Valade | Fotógrafo del personal


‘Características increíbles’

Penumbra no es una empresa de tecnología, pero aventurarse en la terapia de realidad virtual era el siguiente paso lógico.

La compañía de atención médica es conocida por fabricar catéteres que se usan para eliminar un coágulo de sangre y restablecer el flujo sanguíneo en el cerebro de un paciente con accidente cerebrovascular. Penumbra construyó el sistema REAL con Sixense Enterprises, un desarrollador de realidad virtual que adquirió el año pasado.

“La realidad virtual ofrece algunas características increíbles”, dijo Gita Barry, vicepresidenta ejecutiva y gerente general de atención médica inmersiva en Penumbra. “Y vemos que eso marca una diferencia significativa o una diferencia real en los pacientes, así como en la experiencia del terapeuta porque los terapeutas tienen una forma completamente nueva de involucrar a sus pacientes”.

Los terapeutas aumentan gradualmente el nivel de dificultad para que los pacientes trabajen en actividades más avanzadas en entornos virtuales.

“Lo que hace la realidad virtual es sumergirte en la experiencia”, dijo Barry, nativo de Arlington Heights y ex alumno de Buffalo Grove High School. “Como mínimo, te hace feliz porque te diviertes jugando un juego”.

El sistema registra el progreso de un paciente, cuánto tiempo dedica a esas actividades y el rango de movimiento en los hombros, el codo, los antebrazos y la muñeca. Un juego de “esconder y buscar” con pingüinos animados está diseñado para ejercitar el rango de movimiento cervical de un paciente.

“Ese factor de distracción proviene de ‘Estoy sacando más provecho de mi experiencia de terapia, porque estoy muy involucrado en la actividad y no estoy pensando en el dolor'”, dijo Barry.

La compañía también apunta a un metanálisis de estudios previos de 2019 que sugiere que la realidad virtual “podría aplicar principios relevantes para la neuroplasticidad”, la capacidad del cerebro para formar nuevas vías neuronales alrededor de las áreas dañadas.


El Dr. Mahesh Ramachandran, a la izquierda, director médico de Northwestern Medicine Marianjoy Rehabilitation Hospital, y el Dr. Dhruvil Pandya, neurólogo del Central DuPage Hospital, a la derecha, observan al residente de Elmhurst, David Gerfen, navegando en un entorno de realidad virtual.


El Dr. Mahesh Ramachandran, a la izquierda, director médico de Northwestern Medicine Marianjoy Rehabilitation Hospital, y el Dr. Dhruvil Pandya, neurólogo del Central DuPage Hospital, a la derecha, observan al residente de Elmhurst, David Gerfen, navegando en un entorno de realidad virtual.
– Pablo Valade | Fotógrafo del personal


Lo que dicen los pacientes

Giovannetti ajusta la velocidad y la trayectoria de la bola azul voladora, y Gerfen parece responder intuitivamente. Extiende el brazo para alejarlo a golpes.

Su “equilibrio sentado ha mejorado”, dijo Giovannetti. “Está realmente estable allí mismo”. La esposa de Gerfen, Gerri, estuvo de acuerdo: “Lo está ayudando a estar un poco más coordinado”.

Schmidt ha pasado de usar un andador a un bastón. Ella anima a sus nietos en los juegos de fútbol y béisbol. Puede subir escaleras por su cuenta.

Pero hace casi un año, era un desafío completar una tarea virtual simple.

“No fue fácil poner esos pájaros en sus nidos”, dijo Schmidt.

Pero esperaba con ansias sus sesiones de realidad virtual.

“Se lo recomendaría a cualquiera que tenga un derrame cerebral”.

.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here