¿Pueden los ojos robóticos en los autos autónomos reducir los accidentes?

0
3
¿Pueden los ojos robóticos en los autos autónomos reducir los accidentes?

Los ojos robóticos de los vehículos autónomos podrían mejorar la seguridad de los peatones, según un nuevo estudio de la Universidad de Tokio. Los participantes representaron escenarios en realidad virtual (VR) y tuvieron que decidir si cruzar una calle frente a un vehículo en movimiento o no. Cuando ese vehículo estaba equipado con ojos robóticos, que miraban al peatón (registrando su presencia) o desviado (no registrándolo), los participantes pudieron tomar decisiones más seguras o más eficientes.

Los vehículos autónomos parecen estar a la vuelta de la esquina. Ya sea para entregar paquetes, arar campos o llevar a los niños a la escuela, se está investigando mucho para convertir una idea que alguna vez fue futurista en realidad.

Si bien la principal preocupación para muchos es el lado práctico de la creación de vehículos que puedan navegar de forma autónoma por el mundo, los investigadores de la Universidad de Tokio han centrado su atención en una preocupación más “humana” de la tecnología de conducción autónoma. “No hay suficiente investigación sobre la interacción entre los vehículos autónomos y las personas que los rodean, como los peatones. Por lo tanto, necesitamos más investigación y esfuerzo en dicha interacción para brindar seguridad y garantía a la sociedad con respecto a los automóviles autónomos”, dijo el profesor Takeo Igarashi de la Escuela de Graduados en Ciencias y Tecnología de la Información.

Una diferencia clave con los vehículos autónomos es que los conductores pueden convertirse más en pasajeros, por lo que es posible que no presten toda su atención a la carretera o que no haya nadie al volante. Esto dificulta que los peatones se den cuenta de si un vehículo ha registrado su presencia o no, ya que es posible que no haya contacto visual ni indicaciones de las personas que están dentro.

Entonces, ¿cómo se podría advertir a los peatones cuando un vehículo autónomo los ha notado y tiene la intención de detenerse? Al igual que un personaje de la película Cars de Pixar, un carrito de golf autónomo estaba equipado con dos grandes ojos robóticos controlados a distancia. Los investigadores lo llamaron el “coche de gasolina”. Querían probar si poner ojos en movimiento en el carrito afectaría el comportamiento más arriesgado de las personas, en este caso, si las personas cruzarían la calle frente a un vehículo en movimiento cuando tuvieran prisa.

El equipo preparó cuatro escenarios, dos donde el carro tenía ojos y dos sin ellos. El carro había notado al peatón y tenía la intención de detenerse o no lo había notado e iba a seguir conduciendo. Cuando el carrito tenía ojos, los ojos miraban hacia el peatón (se iba a parar) o miraban hacia otro lado (no se iba a parar).

Como obviamente sería peligroso pedir a los voluntarios que eligieran si caminar o no frente a un vehículo en movimiento en la vida real (aunque para este experimento había un conductor oculto), el equipo grabó los escenarios usando cámaras de video de 360 ​​grados y el 18 participantes (nueve mujeres y nueve hombres, de entre 18 y 49 años, todos japoneses) jugaron el experimento en realidad virtual. Experimentaron los escenarios varias veces en orden aleatorio y se les dio tres segundos cada vez para decidir si cruzarían o no la calle frente al carrito. Los investigadores registraron sus elecciones y midieron las tasas de error de sus decisiones, es decir, con qué frecuencia optaron por detenerse cuando podrían haber cruzado y con qué frecuencia cruzaron cuando deberían haber esperado.

“Los resultados sugieren una clara diferencia entre los géneros, lo que fue muy sorprendente e inesperado”, dijo el profesor del proyecto Chia-Ming Chang, miembro del equipo de investigación. “Si bien otros factores como la edad y los antecedentes también podrían haber influido en las reacciones de los participantes, creemos que este es un punto importante, ya que muestra que los diferentes usuarios de la carretera pueden tener diferentes comportamientos y necesidades, que requieren diferentes formas de comunicación en nuestro futuro autodirigido. mundo.

“En este estudio, los participantes masculinos tomaron muchas decisiones peligrosas al cruzar la calle (es decir, eligieron cruzar cuando el automóvil no se detenía), pero estos errores se redujeron gracias a la mirada del carrito. Sin embargo, no hubo mucha diferencia en las situaciones seguras para ellos (es decir, elegir cruzar cuando el automóvil iba a detenerse)”, explicó Chang. “Por otro lado, las participantes femeninas tomaron decisiones más ineficientes (es decir, eligieron no cruzar cuando el auto tenía la intención de detenerse) y estos errores fueron reducidos por la mirada del carrito. Sin embargo, no hubo mucha diferencia en situaciones inseguras para ellos”. En última instancia, el experimento demostró que los ojos resultaron en un cruce más suave o seguro para todos.

Pero, ¿cómo hicieron sentir los ojos a los participantes? Algunos pensaron que eran lindos, mientras que otros los vieron como espeluznantes o aterradores. Para muchos participantes masculinos, cuando los ojos miraban hacia otro lado, informaron que sentían que la situación era más peligrosa. Para las participantes, cuando los ojos las miraban, muchas dijeron que se sentían más seguras. “Nos enfocamos en el movimiento de los ojos pero no prestamos demasiada atención a su diseño visual en este estudio en particular. Simplemente construimos el más simple para minimizar el costo de diseño y construcción debido a las limitaciones presupuestarias”, explicó Igarashi. “En el futuro, sería mejor que un diseñador de productos profesional encontrara el mejor diseño, pero probablemente aún sería difícil satisfacer a todos. personalmente me gusta Es un poco lindo.

El equipo reconoce que este estudio está limitado por el pequeño número de participantes que representan un solo escenario. También es posible que las personas tomen decisiones diferentes en la realidad virtual en comparación con la vida real. Sin embargo, “Pasar de la conducción manual a la conducción automática es un gran cambio. Si los ojos realmente pueden contribuir a la seguridad y reducir los accidentes de tránsito, deberíamos considerar seriamente agregarlos. En el futuro, nos gustaría desarrollar el control automático de los ojos robóticos conectados a la IA autónoma (en lugar de ser controlados manualmente), que podrían adaptarse a diferentes situaciones”. dijo Igarashi. “Espero que esta investigación aliente a otros grupos a probar ideas similares, cualquier cosa que facilite una mejor interacción entre los automóviles autónomos y los peatones, lo que finalmente salva la vida de las personas”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here