Entrenar a los robots a reír es cómicamente difícil

0
3
Entrenar a los robots a reír es cómicamente difícil

Un robot que se ríe puede parecer siniestro, pero ¿parecería menos inquietante si se riera en el momento adecuado durante una conversación? Esa es una teoría que los científicos han estado probando recientemente. Un grupo de investigadores de la Universidad de Kyoto en Japón ha simulado un robot risueño llamado Erica impulsado por un sistema de inteligencia artificial centrado en las conversaciones.

Dado que la risa es una parte normal del diálogo humano, razonaron, podría ser útil ver cómo responde la gente a los robots parlanchines con los que también pueden compartir una risa. Sus hallazgos fueron publicados la semana pasada en la revista Fronteras en robótica e IA.

La inteligencia artificial es buena en lógica, pero ¿reírse? No tanto. Para empezar, los investigadores reconocieron que hay diferentes motivos por los que la gente se ríe, y eso complica aún más las cosas. Para hacerlo más fácil para el sistema de IA, generalizaron la risa en dos categorías: risa social compartida, cuando la IA se ríe en respuesta a la risa de un humano, y risas alegres en solitario, cuando el robot se ríe en respuesta a un sujeto o ríe mientras habla.

Los investigadores entrenaron al modelo de IA sobre cómo y cuándo reír al permitirle participar en una forma de citas rápidas con estudiantes universitarios varones. Erica fue operada de forma remota por una actriz que hablaba por un micrófono y controlaba los movimientos físicos como asentir con la cabeza y otros gestos.

Los chats duraron de 10 a 15 minutos y se tomaron datos de 82 conversaciones. Los investigadores grabaron las conversaciones con micrófonos y cámaras, y las anotaron en función de cuándo ocurrieron las risas sociales y las risas en solitario de los humanos, y cómo diferían estas risas. Luego, estos datos se usaron para entrenar el sistema de IA para enseñarle cuándo reír y qué tipo de risa usar. Luego aplicaron su algoritmo de risa compartida al software de conversación existente y pidieron a 130 voluntarios que escucharan y calificaran qué tan bien el robot simuló empatía, comprensión y semejanza humana.

En general, los investigadores notaron que en situaciones donde las risas compartidas eran apropiadas, Erica y su algoritmo hicieron un buen trabajo para convencer a las personas de que estaban prestando atención a lo que se decía. Pero tenía algunas deficiencias y límites. Erica era buena respondiendo a las risas, pero en realidad no sabía cuándo reírse sola. Los investigadores escribieron en su discusión que puede deberse a que aprender a responder a un mensaje es más simple que comprender realmente por qué el contenido de la conversación puede ser divertido.

Si Erica realmente capta o no el humor humano es solo una parte de un gran proyecto que los robots e ingenieros están emprendiendo: dotar a los robots de habilidades sociales. Desde 2017, los científicos han estado trabajando en cómo hacer que un robot se ría de manera convincente (las grandes empresas tecnológicas como Microsoft, IBM y Meta también están interesadas en esto). Hace un mes, los ingenieros italianos presentaron un robot de barman que era capaz de conversar (desafortunadamente, está protegido en el futuro previsible debido a problemas de privacidad). La idea es que dar a los robots expresiones faciales, lenguaje corporal, habla y la capacidad de comprender y reaccionar ante las demandas de las personas los hará más atractivos y mejores en las interacciones diarias.

Pero en última instancia, puede haber una pendiente resbaladiza de un intercambio social que se siente natural a un escenario de valle misterioso. También hay preocupaciones éticas con los robots que son demasiado creíbles. Sin embargo, hay razones prácticas para seguir trabajando en este campo: los expertos creen que hacer que los robots parlantes sean menos espeluznantes y más accesibles al darles las características humanas adecuadas será especialmente útil para integrarlos algún día en la atención médica, la hospitalidad u otros. industrias orientadas a los servicios.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here